jueves, 2 de octubre de 2014

Compartir...





Si algo he aprendido desde que soy mamá de familia numerosa es que una de las principales cosas que tienen que aprender los niños es a compartir.

En mi caso, tengo suerte, mis hijos son bondadosos los unos con los otros...este instante de los dos compartiendo una Fanta no fue un posado...los pillé in fraganti.

Inevitablemente hay momentos en que se pelean, discuten porque ambos quieren el mismo juguete, o sentarse en la misma silla o agarrase del mismo lado del carro de su hermano Juan...

Pero son instantes que pasan y al momento se olvidan.

No es fácil tener niños tan cercanos los unos de los otros, ahora que estoy en medio de la crianza más sacrificada que es cuando los hijos son tan pequeñitos cuesta, diré que cuesta, y mucho.

No todo es un camino de rosas...hay día en los que les grito más que les abrazo...y me da pena, ellos no tienen la culpa de que su mamá esté agotada, nerviosa o enfadada...

Son niños y a veces los regaño por hacer cosas de niños...yo misma me reprendo después...

Pero hay días muy largos...

Sólo cuando los veo así, compartiendo, que a veces parecen una sola persona...Ignacio- Cayetana, Cayetana- Ignacio es cuando se me pasa un poquito esa a veces fatigosa sensación de ir siempre a ciento ochenta por hora...

Cuando veo cuánto se quieren o cuánto se cuidan el uno al otro, se me pasa...

Cayetana hace muy poquito que empezó el cole de mayores como ella le llama, todos los días le pregunto con quién juega en el recreo y todos los días me responde lo mismo: Con hermano, mamá.

Si, ella llama a Ignacio: Hermano.

Le digo que busque ella sus propios amiguitos, que seguro que hay niños en su clase deseando jugar con ella...pero nada, ella busca a su hermano y solo juega con él...

Me gustaría tanto poder observarlos por una rendijita...

Ver cómo actúan, a qué juegan, qué hacen cuando se encuentran...

Observarlos...

Pero me consuelo con imaginar que se buscan, se quieren y se cuidan. Hasta al pequeño Juan...lo agarran antes de que llegue a la escalera, le sacan cosas de la boca y le reprenden que no lo haga más...

Es difícil. Mucho. Pero también lo más gratificante.

Sed felices

Besos desde el Sur

6 comentarios:

  1. Que bonita relación! Ojalá el día que tenga un hermanito para mi niña, tengan esta misma amistad :D

    ResponderEliminar
  2. Quién os conoce, sabe que es verdad. Mil.besos primor!!

    ResponderEliminar
  3. Rut tienes tres soles,sé que lo sabes,pero que te lo reconozcamos los demás gusta más jeje.
    Imagino el ritmo que estareis llevando con tres y tan seguiditos,pero como tú bien dices,compensa y es lo mejor que nos puede pasar en la vida.
    Respecto al amor de hermanos que sienten es alucinante y hasta emociona verdad?
    Mil besos bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida belleza!!!! gracias por los piropos!!!

      Eliminar